Tatuar sobre un Nevus - Twotattoo
22460
post-template-default,single,single-post,postid-22460,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_with_bg_image,select-theme-ver-3.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Tatuar sobre un Nevus

Tatuar sobre un Nevus

¿Puede tatuarse sobre un NEVUS?…  El nevus es un tipo de marca natural en la piel. Puede ser una marca de nacimiento o que se desarrolle después.

Hay muchos tipos de nevus y es importante que el cliente te informe antes qué tipo de nevus es el que tiene para decidir si se puede o no tatuar. Indudablemente la mejor opción es que el médico sea quien informe si es posible tatuar encima de él o no. En este caso, nuestra cliente tiene un nevus congénito.

¿Qué es un Nevus Congénito?

Según la ASONEVUS, la Asociación Española de Nevus Gigante Gongénito,  un nevus congénito es aquel que existe desde el nacimiento o que aparece poco tiempo después. El término “congénito” implica que el lunar se ha producido en algún momento del desarrollo de la vida uterina del niño, pero no es hereditario, no es genético.

Son mayoritariamente pequeños, con menos de 2 cm de diámetro al nacer. Al ir aumentando el tamaño de los nevus congénitos disminuye su frecuencia.

¿Qué es un Nevus Gigante Congénito?

Se considera un Nevus Gigante Congénito cuando como regla general  tiene más de 20 cm en el eje más largo. Se trata de una malformación de la piel, no una enfermedad. Es una afección muy rara, y como tal está admitida en la lista de Enfermedades Raras de FEDER.

En este caso el tamaño del nevus de nuestra clienta se encuentra alrededor de 8 cms por lo que no llega a considerarse “gigante”, pero si lo suficiente molesto estéticamente  como para considerar después de más de 20 años tatuárselo para disimular lo más posible esa mancha que le ha acompañado diariamente.

Sea el caso que sea, lo óptimo es intentar dejar al descubierto la mayor zona posible para que quede visible y con el tiempo pueda apreciarse si el nevus ha tenido algún tipo de variación, y los médicos puedan valorar si ha sufrido algún tipo de alteración importante.

 

Una vez informado y asesorado a la cliente de que es aconsejable no cubrirlo, y ante la firme decisión de hacerse el tatuaje, se decide plantear un diseño que quede integrada la mancha del nevus pero cubriendo lo mínimo posible el nevus, es decir rodeando la zona para evitar inyectar tinta en los lunares de mayor tamaño. Digamos que se integra dentro del tatuaje pero dando la posibilidad de poder seguir siendo observado por el médico.

 

La cliente nos sugiere un estilo de tatuaje, un mandála, por lo que procedemos previamente a un detallado estudio de la zona que ocupa el nevus, que se encuentra a la altura de la barriga, entre el esternón y el ombligo. Se plantea en una segunda cita un boceto y una prueba, para ya en una tercera cita y tras unos pequeños ajustes se cierra de manera definitiva el diseño.

El resultado como puede apreciarse en la siguiente imagen hace integrarse la mancha de la zona del nevus sin llegar a quedar totalmente cubierta. Se rodea lo máximo dejando incluso visibles gran cantidad de ellos, pero en su conjunto logramos integrarlo dentro del tatuaje. Cada caso es muy personal y deben estudiarse minuciosamente para sacar el máximo partido respetando en lo posible la zona a tratar.

 

No Comments

Post a Comment