Corregir el pezón invertido con un piercing - Twotattoo
Se puede corregir los pezones invertidos con un piercing sin pasar por un quirófano
pezones invertidos sevilla
21822
post-template-default,single,single-post,postid-21822,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_with_bg_image,no_animation_on_touch,select-theme-ver-3.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Corregir el pezón invertido con un piercing

Corregir el pezón invertido con un piercing

Si tienes pezón invertido y no quieres pasar por quirófano, tienes la alternativa de colocarte un piercing.

En febrero de 2015 publicamos el primer post sobre el pezón invertido, y en el que comentábamos que se han descrito varias técnicas para corregir los pezones invertidos mediante la cirugía,  consistente en realizar algunas incisiones periféricas y cortar las adherencias que retraen el pezón, y posteriormente mediante puntos se everte. Pero si no se desea pasar por quirófano, a través del piercing hay posibilidades de que el pezón se pueda llegar a corregir con el tiempo.

El Dr. José Alberto Fernández, especialista en cirugía plástica, nos comentó en ese mismo artículo que la colocación de un piercing puede seccionar los conductos y trabéculas que traccionan el pezón, liberando la retracción y posibilitando la eversión del mismo. Además, el piercing aporta volumen en la cara posterior del pezón contribuyendo a que se mantenga evertido durante la cicatrización, lo que ayudaría a la persistencia y mayor durabilidad de los resultados. En algunos casos a los 3 meses una vez quitado el piercing ya se mantiene el pezón fuera, como se comenta en algunos foros, pero cada caso seguramente variará.

En julio de este mismo año volvimos a publicar un nuevo post en el que mostramos varios testimonios de clientes y concretamente el caso de Natalia, en el que nos escribió dándonos ella misma su testimonio.

Si buscamos información sobre estos casos, por ejemplo en la web pezones invertidos nos encontramos dentro de las distintas soluciones, la de la colocación del piercing: «…Existen soluciones que dependerán del problema concreto de cada mujer, ya que no todos los casos son iguales y puede haber complicaciones muy distintas. Hay problemas que se solucionan simplemente con la propia etapa de lactancia, en otros casos puede solucionarse poniendo un piercing en el pezón que se encuentra invertido,…».

En la página de salud mapfre que aunque dice que «… la mujer que siempre ha tenido los pezones invertidos, y sobre todo si es bilateral (en ambas mamas) no tiene por qué preocuparse», hace referencia a la salud y al acto de la lactancia, pero no hace referencia al ámbito psicológico; aunque la mujer no tenga por qué preocuparse, NO SE ENCUENTRA BIEN CONSIGO MISMA, no se siente cómoda con su pareja o entorno.

Hoy nos ha llegado otro caso, desde Córdoba exclusivamente para hacerse este piercing. Lamentablemente existe escasa información sobre este tema, y por ello desde aquí intentamos ayudar y compartir información y sobre todo testimonios. Nuestra escuela de Twotattoo Formación por ahora únicamente imparte cursos relacionados con el tatuaje pero está en proyecto formar sobre el piercing y sus distintas posibilidades como es la de el caso de los pezones invertidos o el piercing Daith.

Ana estaba algo asustada antes de hacerse los piercings en ambos pechos, y se marchó del estudio con una extraña sensación, con sus «nuevos» y hasta ahora inexistentes pezones que ya por fin se marcaban bajo su sujetador. A las pocas horas, de regreso a Córdoba, nos envió este mensaje: «Muchas gracias por todo familia!!! A la media hora no notaba nada, como si hubiera nacido con ellos!!!»

pezon_invertido_dcho pezon_invertido_perfil

pezones_invertidos

3 Comments

  • Ana López Moreno

    25.11.2016 at 23:06 Responder

    Tras leer el post, y por alusiones directas (ser yo la implicada) me gustaría hacer referencia a todo el proceso que he experimentado con este tema, tratando todos los puntos que crea que pueden ayudar a las chicas y chicos que lleguen a ver este post.
    Si bien mis pezones «tímidos», como yo los llamaba, me han acompañado durante 20 años, lo cierto es que no me acostumbraba a ellos en absoluto. Nunca he estado conforme con su aspecto, y aunque ambos tuviesen la misma inversión, esa simetría tampoco me consolaba.
    Tras muchos años dándolos por perdidos y asumiendo que así tendrían que seguir, porque bueno, me había tocado, comencé a investigar por internet sobre ellos. Por qué son así, a qué se debe, posibles problemas que pueden provocar cuando se decide ser madre en referencia a la lactancia, … pero encontré algo que no esperaba. Una solución.
    Al enterarme, a través del primer post publicado en esta web sobre el tema, de que un simple piercing podría corregir este problema -quizás parezca injusto que se le llame así, ya que no se trata de algo grave como pueda ser cualquier enfermedad, pero para mí SÍ era un problema- mi mente comenzó a dar vueltas y vueltas.
    Decidida a ello, indagué en mi ciudad. Pregunté en varios establecimientos del mundillo, fui a dos ginecólogos diferentes, buscando que alguien me asesorara sobre el proceso, me orientase. Ambos ginecólogos no quisieron implicarse para nada, tampoco -según decían- conocían ningún caso de corrección de la inversión a través del piercing. Así pues, de estas visitas lo único que saqué en claro fueron dos cosas: la primera, que el hacerte un piercing no imposibilita la lactancia, simplemente llegado el momento se retira y puedes amamantar sin problema; la segunda, que aparte de esto, todo parecían ser inconvenientes por temas de higiene, por lo doloroso, y porque bueno, médicamente no era una solución muy apropiada, siendo la mejor alternativa pasar por el quirófano con un plástico. Básicamente, pusieron una traba detrás de otra.
    En los establecimientos de tatuajes y piercings, poca información había. Aunque al menos no salí con tan mal cuerpo.
    Así pues, decidí volver al origen de todo y contactar con Manu. Lo único que puedo decir es que el trato fue inmejorable desde el momento cero, que me aconsejó a través de fotografías, que se mojó, y que me ofreció su mano. Bueno, las de su hijo en este caso. Quedaba dar el siguiente paso: Sevilla.
    Una vez en su estudio, no pude recibir más respeto, comprensión y normalidad. Sí, normalidad: porque no pasa nada, porque se soluciona, porque no hay que resignarse a convivir con algo que te hace sentir menos mujer como en mi caso. Total mimo y respeto por el tema, haciéndolo todo más cotidiano.
    Ya en la cabina, recuerdo que todo pasó muy rápido, probablemente por los nervios (estaca atacada!!). Hasta me temblaban las manos.
    Chicxs, respecto al miedo, a la inseguridad sobre si quedará o no bien, a si dolerá: daos cinco minutos. En cinco minutos, todas las dudas quedan resueltas.
    Miedo a que no nos guste: ¿Lo peor que puede pasar? que no te convenza. ¿Solución? piercing fuera, y ya está. Poniéndonos en la peor de las situaciones, creo que no es algo tan traumático!!
    Dolor: Guillermo es rapidísimo. Pensad que el momento en el que la varita os perfora no dura ni medio minuto en total. Claro que duele, teniendo en cuenta la de terminaciones nerviosas que hay en la zona, pero es un dolor plenamente soportable, que pasa en un abrir y cerrar de ojos, y que una vez están colocados los piercings desaparece y deja lugar a una sensación de presión muy, muy llevadera.
    Después de tenerlos, no habían pasado ni dos horas y ya no sentía nada, aunque suene exagerado. Mi cuerpo se acostumbró a la sensación de que estuvieran allí bastante pronto. De dolor nada de nada, ni al curarlos. De presión tampoco. Y por suerte (y cruzando dedos porque aún es pronto para hablar, hace hoy 8 días de todo esto) nada de infección o supuración.
    Lo que sí hay, y mucho, es alegría cada vez que me veo. Porque no serán simétricos -uno de mis pezones estaba algo más retraído, y las bolitas no han quedado igual de prominentes- pero ahí están. Y es que es NATURAL! NO somos perfectos, ni simétricos, nada en nuestro cuerpo lo es! Pero creo que el antes y después habla por sí solo. Yo estoy encantada, y aún acostumbrándome a mi nuevo pecho. Y espero de corazón que este texto pueda servir para iluminar un poquito a cualquiera de vosotrxs que se encuentre en la misma situación en la que yo me encontraba -qué bien suena hablar de esto en pasado!!-.
    Ojalá sigamos creciendo y sumando testimonios, y nos queramos y aceptemos un poquito más y mejor después de ello. Perder de vista esta inseguridad siendo tan íntima es una sensación de lo más bonita.
    Un abrazo y mil gracias de nuevo al equipo de Twotattoo.

    • Twotattoo

      26.11.2016 at 08:53 Responder

      Ana, este tipo de testimonios son los que verdaderamente ayudan a tomar decisiones a gente que está indecisa o sencillamente desconocen este tipo de intervenciones. Y es una pena que se pueda perder entre tantas líneas… Tu testimonio lo voy a incluir en el post o mejor aún, hacer un post nuevo.Voy a darle el sitio que se merece.
      Solo decirte que las gracias tenemos que dártelas a ti, por tu simpatía, por haber hecho tantos kilómetros y depositar la confianza en nosotros. Creo que te merecías esto y mucho más!! Gracias a ti Ana!

  • "Pezones tímidos", un testimonio directo. - Twotattoo

    23.12.2016 at 19:50 Responder

    […] publicado recientemente un nuevo artículo sobre corregir los pezones invertidos con el piercing  en el que finalmente se muestra el resultado del caso de […]

Post a Comment